"tan profundamente incrustada en mi conciencia"

"El lamento de Portnoy" inicia con La persona más inolvidable que he conocido:
Estaba tan profundamente incrustada en mi conciencia que parece como si durante mi primer año de escuela yo hubiera creído que cada una de mis maestras era mi madre disfrazada. Tan pronto como sonaba la última campanada, yo corría hacia casa, preguntándome mientras tanto, si podría llegar a nuestro apartamento antes de que ella hubiera conseguido transformarse en ella misma. (p.13)
Escrita por Philip Roth, editada por Random House, en 1969.

Yo digo

Ojalá las palabras se pensaran solas, se dijeran cuando deben, se escondieran cuando corresponde. Ojalá las palabras nos habitaran hasta convertirnos en palabras.

Qué se escribe

Se escribe sobre lo que se vive, sobre lo que se piensa, sobre lo que se siente, es decir: sobre lo que se vive.

Acción política, el cuerpo, el arte como medio

Según Wikipedia, Putin es la persona que más tiempo ha estado al frente de Rusia, desde que dejó de existir la URSS. Lo busqué para entender el encarcelamiento de las Pussy Riot.

Aquí algunos enlaces interesantes:

Al escribir una carta III

No utilice un vocabulario "afectado", exprese las ideas en los términos que le son familiares. Tampoco escriba exactamente de la misma forma en que habla: sería incómodo de leer.

Al escribir una carta II

Si no sabe cómo empezar, cómo continuar, o cómo terminar, empiece por aclarar para sí mismo qué es lo que quiere comunicar; escriba eso. Siempre puede usar una fórmula para saludar o despedirse.

Al escribir una carta

No suponga que usted es tan importante, o su situación tan especial, que sus cartas pasarán a la posteridad.

Parte de mi colección de frases de "Filosofía del Tocador"

[…] que esos pensamientos estén en conflicto con los de otras personas, o de la mayoría de la gente, o de todos excepto yo, no es razón suficiente para reprimirlos, creo yo.

 […] el valor de una acción depende del momento y de la geografía.

[…] la naturaleza no tiene dos voces, no crea el apetito por la sodomía sólo para prohibir después su ejercicio.                                                                                      

No, chiquilla, no vamos a atribuir a la naturaleza las prohibiciones que hemos ido acumulando por miedo o prejuicio; todas las cosas posibles son naturales, y no dejes que nadie te convenza de lo contrario.                                                                            

[…] las únicas leyes sexuales del hombre libre deben ser las de la naturaleza; sus únicos límites, los de sus deseos, y su único freno, el de sus aficiones.                      

[…] aun cuando puede lastimar el orgullo del hombre el considerarse como algo menos que la más sublime de todas las criaturas de la naturaleza, nosotros, como filósofos, no podemos permitirnos creer en esas lindas vanidades humanas.                        

 […] en el cementerio el vicio y la virtud no se distinguen entre sí.  ¿Acaso piensas que nuestros supervivientes se preocuparán de que hayamos vivido una vida “virtuosa”?  Para entonces lo más probable es que el significado de la virtud haya cambiado […]

Si nos preguntan cuál es la causa del universo, digámosles la verdad: que, honestamente, la ignoramos.                                                                                               

¿Es justa una ley que ordena al que nada tiene el respeto de los “derechos” del hombre que lo tiene todo? 

Del Marqués de Sade.

De Albert Espinosa

Kimball, ante el libro que dejé sobre la cama (Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo):

"Yo vendí mucho el libro del Mundo amarillo [...] realmente me agradó mucho, me pareció una muy buena lectura para jóvenes [...]"

Historial del abogado

Un párrafo de "Historial del abogado", incluido en la Antología 2011 de PAR TRES:
Conservador de cajón, liberal con el dinero de otros y las hijas de oros; inepto: incompetente, en general; buen perro cuando hay que dar la manita y hacer lo que haya que hacer. Humillación tras humillación, alineó su vieja dificultad de ser un poco diferente; fue tomando forma de hombre: bien macho, listo para pisar al que se pudiera -al que no fuera tan hombre-. Ya tiene esposa, media esposa y a Mireya. Casa grande, coche enorme...
Kimball y yo escribimos ese texto y otro más. Le han preguntado si a cuatro manos.

De monumentos

Leo que se levantará un monumento a las víctimas de la violencia. Es difícil decir qué es más terrible... Kimball, hace años, escribió con esta idea macabra.